Búsqueda genealógica por Internet

Búsqueda genealógica por Internet

En familias como la mía, que mezclan apellidos exóticos y antepasados ilustres, no es extraño que algunos miembros de la familia tengan periódicamente arrebatos o fiebres de curiosidad por recorrer las ramas del árbol genealógico.

Uno de los primeros problemas con los que uno tropieza, llegado el caso, es de qué forma puede registrar la información de una manera fiable y con la suficiente capacidad para extender el árbol en todas direcciones. Por ello existen los programas de genealogía, popularmente conocidos como programas de árbol genealógico (en inglés, family tree software). En este terreno, cada uno tiene sus manías y preferencias. Yo uso un programa sencillo, potente y económico para Windows que se llama Legacy (legacyfamilytree.com).

El siguiente obstáculo es la propia memoria y la de los que tienes cerca. Mucha gente desconoce datos fiables más allá de los primos directos y los abuelos. Y en esta faceta hay muchos recursos susceptibles de explorar. Los que más le convengan dependerán mucho del tiempo y dinero que desee dedicarse a la búsqueda. El más directo y económico es aprovechar estudios previos publicados en Internet, pero es precisamente el recurso menos fiable, evidentemente en función de la solvencia de las fuentes.

Uno de mis hallazgos más recientes, especialmente indicado si tienes familia en Norteamérica, es la web de ancestry.com. Esta web ha organizado un buscador de recursos increíble, con acceso a censos, datos de inmigración, registros civiles y militares, etc. de todo el mundo, que funciona de forma jerárquica y por categorías, y que permite localizar personas con mucha flexibilidad, desde diversos criterios. Incluso si no tiene muy claro en qué fuente o recurso puede dar con una persona, el buscador principal permite buscar en todos los recursos de golpe. El único problema que he encontrado es que al cabo de tres días me avisaban que mi periodo gratuito de consulta se había agotado, y a partir de entonces había que pagar una cuota. El precio es bastante razonable, pero todo depende del presupuesto que quiera uno dedicar.

En estos tres días de prueba encontré cuatro ramas desconocidas de mis ancestros, con copias de los censos originales y datos reveladores que me permitían seguir el hilo hacia atrás. Cuando la búsqueda se estaba poniendo emocionante, entonces me salió la página de pago y abandoné el hilo.

Si tiene familia en Norteamérica o los países que emigraron allí y tiene intenciones serias de hacer investigación sin tener que viajar por las parroquias y archivos municipales, este es un sitio muy recomendable.

En cualquier caso, siempre queda información en papel escondida en infinidad de archivos locales y regionales, de los que siempre se puede hacer una prospección previa para planificar la ruta. Un buen recurso para encontrar este tipo de recursos documentales se encuentra en la web familysearch.org, una web mantenida por la iglesia de la comunidad Mormona, que no debe ser un prejuicio si tenemos en cuenta el enorme interés que tiene esta comunidad por las raíces y los apellidos.